Lectores Niños y/o Jóvenes

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva...” – Lc. 4, 18

El Señor está vigente en nuestra historia. La lectura “Debe penetrar en cada individuo para iluminar y juzgar su conciencia y sus actos” (Hb. 4, 1213). Este es el misterio del proclamador: dejar aparecer al Invisible pero real Jesucristo en el hoy de nuestra vida, que acontece en las personas y en la comunidad.

El proclamador debe ser un creyente que da testimonio de su fe y no contradice con su conducta lo que proclama con su voz. Debe sentirse honrado de prestar su voz a Cristo que por su medio llega a los fieles. Debe conocer la Palabra y asimilar su sentido para poder transmitirlo. A través del estudio de las lecturas, el proclamador se enamora más del Señor y se hace más dócil a la voluntad de Dios.

Qué preparación reciben los proclamadores?

A los proclamadores se les prepara espiritualmente, para que oren con la Palabra de Dios. Litúrgicamente, para que conozcan y tengan razón teológica de los signos en torno a la Palabra de Dios, ej. Libro, cuidado y trato que se le da. Técnicamente, para que se familiaricen con el uso del micrófono, reglas de vocalización y dicción.

Motiven a sus hijos y jóvenes a ser parte de este maravilloso ministerio, para más información comuníquese con Yolanda y José Luis Venegas al 214-434-7499.